viernes, marzo 21, 2008

Muere mujer que rogaba por eutanasia en Francia

Un tumor incurable, muy doloroso, en la cara, y que la deformaba. La justicia francesa no le permitió que su médico le diera una dosis mortal, para que ya descansara en paz de su pena. No tuvo la muerte digna que buscaba, pero ya descansa. Ojalá la iglesia católica y los fundamentalistas de la moral de apiaden de casos como este y dejen de predicar la vida, cuando más bien se parece a la muerte. Copio el despacho de la DPA:

Apareció muerta la francesa que reclamaba eutanasia

La Justicia le había negado a Chatal Sébire su pedido. Padecía un tumor maligno que le había desfigurado la cara.

19.03.2008 | 19:09

Chantal Sébire padecía un tumor maligno que le había desfigurado la cara y la había dejado ciega

Chantal Sébire padecía un tumor maligno que le había desfigurado la cara y la había dejado ciega | Fuente: AFP

Chantal Sébire apareció muerta esta tarde en su domicilio de Dijon (en el centro de Francia), según aseguró el periódico francés Le Monde citando al ministerio del Interior francés

Ella ya no quería vivir más, pero no la dejaban hacer su voluntad. Hace dos días, un tribunal francés había rechazado el pedido de eutanasia activa solicitado por esta mujer francesa que sufría un tumor maligno que le había desfigurado la cara y la había dejado ciega.

En los últimos 20 años se han registrado en todo el mundo cerca de mil casos similares al de Sébire, la mujer diagnosticada con esta enfermedad incurable hace 12 años.

Primero perdió el olfato y el sentido del gusto, y más recientemente la vista. El tumor no pudo ser tratado con quimioterapia.

En las últimas tres semanas, el caso de esta mujer con tres hijos conmocionó a la opinión pública en Francia, donde está prohibida la eutanasia activa.

El lunes, el tribunal argumentó que su pedido está en contradicción con la obligación de los médicos de salvar vidas y también en contradicción contra el derecho penal que castiga la eutanasia.

La mujer había pedido un permiso para que su médico le pudiera administrar una dosis médica mortal. "Si no consigo en Francia medicamentos que preciso, los buscaré en otro lado", había dicho.

Pese a la negativa de la justicia, había indicado que no abandonaría su lucha por una "muerte digna". Tal vez no haya sido digna, pero la muerte finalmente le llegó.

Fuente: DPA


1 comentario:

Santiago Chiva de Agustín dijo...

La eutanasia es un tema muy pantanoso. Se habla de legalización de la eutanasia para casos límite. Pero en Holanda, donde lleva legalizada años, no es así; se va haciendo habitual y va calando la mentalidad de que si estás enfermo lo mejor -para todos- es pedir la eutanasia, en detrimento de los cuidados paliativos

Preguntar a un enfermo si desea pedir la eutanasia es ponerle ante un dilema y ya tiene consecuencias en él. Si pide la Eutanasia, se le quita la vida y acaba el dolor, claro. Pero ¿y si pidiera medicina paliativa? Algunos dirán, con tono comprensivo, que no pasaría nada, todo sigue como siempre, se le cuida hasta que muera. Pero no. Ya nada es como antes. Si elige seguir viviendo, siempre tendrá que explicar por qué ha optado por una solución que supone más sacrificios a sus cuidadores, más dinero al Estado por gastos de la Ley de Dependencia y gastos sanitarios. El mismo personal sanitario que le cuida es el que le hubiera quitado la vida. Y como el enfermo no ha querido, hay que seguir cuidandole. Y total, para seguir sufriendo. Y los familiares, que quizá le sugirieron la eutanasia, son los que deben seguir viniendo a verle no se sabe cuantos meses o años más. Y quitando tiempo de dedicación a los niños, y con la hipoteca que les agobia, y en vacaciones, a ver que pasa... Los médicos o los familiares, no va a decir así las cosas, claro. Pero no somos tontos y sabemos cuando algo que hemos decidido no ha caído bien o resulta un engorro.

Encima, el Estado es parte interesada. Aunque los políticos se indignen, saben perfectamente que cuanta más eutanasia, más millones de euros para otros gastos sanitarios. Cuestan mucho menos dinero los trámites de defunción que un día más de cuidados paliativos. Para un contable sin prejuicios morales la mejor solución está bien clara: animar a pedir la eutanasia a todos. Sin embargo, nuestros mayores y nuestros enfermos, que con su vida han colaborado a hacer un mundo más humano, se merecen la mejor solución aunque cueste más. Si alguien quiere tener más reflexiones de interés sobre este tema en la etiqueta: http://opinionciudadano.blogspot.com/ se encontrará unas cuantas

Gracias por ofrecerme la opción de opinar,

Santiago