lunes, julio 28, 2008

La farsa del ojo y su "diseño inteligente"


Los fundamentalistas religiosos que creen que literalmente Dios hizo al mundo según como dice el libro biblico del Génesis han cambiado lo burdo de su movimiento conocido como creacionismo recientemente por algo más sutil pero igual de engañoso: diseño inteligente.

Caminando el otro día por el Centro de la Ciudad de México, me asombré al ver en una vitrina de una librería evangélica que vendían libros sobre diseño inteligente, y por eso creo a sus partidarios esta noticia no les gustará mucho.

Ellos afirman que Dios es perfecto y por eso crea cosas perfectas, complejas, que solo alguien divino pudo diseñar, algo tan delicado como el ojo. Pero los biólogos evolucionistas saben que el proceso de la evolución es uno de prueba y error, es decir, no hay nada perfecto en la naturaleza, de hecho el 99% de las especies que han poblado el planeta están ahora extintas. La naturaleza más que inteligente es oportunista, busca nichos ecológicos que llenar. Por eso es que en Africa existen antilopes, en Europa ciervos y en Australia canguros.

Pero esa enorme diversidad biológica tiene un precio: que las especies no son perfectas, y menos sus tejidos. Por ello es que recientes investigaciones han encontrado que las retinas de los vertebrados están colocadas al revés de como deberían. Por ello tenemos puntos ciegos en nuestro campo de visión. A pesar de ello, nuestros ojos sirven, aunque no son perfectos, pero a la evolución no le interesa la perfección, le interesa la funcionalidad. Así que el organo estrella del creacionismo o del diseño inteligente no es tan inteligentemente diseñado como pensaban.

Pobre Dios, solo lo hacen quedar mal quienes osan hablar por él la mayoría de las veces. Pero si es que Dios existe no creo que le interese crear ojos perfectos o especies perfectas, lo que le interesa es esa inperfección, y ver como a pesar y con ella, la ley evolutiva que quizá diseñó con todo y fallas, fabrica maravillas....


2 comentarios:

Odile dijo...

Que decir, si lees la Biblia y crees q las cosas son literalmente como dice el Libro pues hay un graaaaaaaan problema ahí. Fuera de lis libros "biograficos" (con muchas comillas) estos son formas de reglas sociales disfrazadas como mandatos divinos, además de alegorias y (demás formas poéticas) para explicar lo q les pasaba.

Yo creo q el mundo fue creado en 7 días... pero quien me dice q 7 días para Dios son 7 días de 24hrs... o que Adan y Eva no son los primeros sapiens...

Creer ciegamente en un Libro (cualquier libro) como única fuente de conocimiento es una falla en la formación de juicio se sea o no religioso.

Alfredo dijo...

Diselo eso a quienes creen que X texto es "la palabra de Dios", como si Dios necesitara dictar su pensamiento, y no solo pienso en la Biblia... Como si a Dios le importara que comieramos puerco o mariscos como tanto enfatiza el antiguo testamento, pero como las iglesias ya no enfatizan eso sino más bien las partes relativas al sexo habla más de sus obsesiones que de las de Dios.

Creo que Dios habla, diario, pero el problema es que no lo escuchamos. Quizá los científicos son quienes más lo hacen indirectamente, describiendo el universo. Es un inicio, pero creo más interesante que del que osa decir que es traductor privilegiado de Dios mismo, por eso cuando alguien dice que habla por Dios, mejor busco la salida de emergencia...