viernes, noviembre 28, 2008

La diferencia entre tontos e inteligentes según Fernando Savater

http://felixjtapia.org/blog/wp-content/uploads/2007/11/savater.jpg

El filósofo español está de visita en México y el diario Reforma lo entrevistó:


Pide Savater romper con rutina e imitación


Incita el filósofo al protagonismo en la vida cotidiana. Asegura el español que durante las crisis es posible vivir cosas positivas


Dora Luz Haw


(28 noviembre 2008).- La diferencia entre las personas tontas y las inteligentes es que los tontos se quejan mucho, en cambio los listos luchan por combatir los males y, si no pueden, se resignan, asegura el filósofo Fernando Savater.

"Uno debe ser protagonista y no sólo comparsa de la vida", dice el también narrador, ensayista y traductor quien se encuentra de visita en México para ofrecer diversas conferencias y participar en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara.

En una breve charla en el lobby de un hotel de la Ciudad, el también activista político explica que dejar el refunfuño implica, entre otras cosas, ser ciudadano, esto es, vivir deliberadamente la condición social y política.

"A veces la gente no quiere ser consciente de su ciudadanía y prefiere aceptar la rutina y la imitación. Se asusta y opta por las cosas dadas o por creer en mitos y deja de ser protagonista de su aventura social", explica.

Superar esa actitud requiere de ciudadanos capaces de vivir y de saber, dice.

"El miedo se pierde con el saber, la educación, y cuando se pierde el miedo a saber, se empieza a actuar con algún fundamento".

El autor de Ética para Amador hace notar que es común que se actúe como si se supiera más de lo que en realidad se sabe. A la gente, indica, le gusta complacerse, halagarse, prefiere creer en aquello que le gustaría que fuera cierto o verdad.

"Para mirar la realidad de frente hace falta cierto coraje. Elliot decía que los seres humanos soportamos sólo dosis pequeñas de realidad, y creo que es verdad",.

Sin embargo, ante los periodos de crisis, como del que se alerta tanto en esta época, no tiene sentido pasársela buscando culpables y deplorando la situación.

"En crisis se pueden vivir cosas positivas. Eso es una elección. Lo que no podemos es dimitir de nuestra función de ciudadanos. Nadie nos va a salvar si no nos salvamos nosotros. Si el mundo no es bueno, tenemos que arreglarlo nosotros, no hay otra opción", dice.

Además, la buena o la mala suerte como tal no existe, asevera el autor de La hermandad de la buena suerte, novela con la que ganó el Premio Planeta este 2008.

"Todos tenemos un lote de suerte y nosotros nos encargamos de convertirla en buena o mala".

Ante situaciones, como el accidente aéreo en el que falleció Juan Camilo Mouriño, ex Secretario de Gobernación, considera natural que surjan sospechas entorno a él ya que las redes del narcotráfico son muy poderosas, sin embargo, también acepta que es posible pensar que fue un accidente.

"La postura inteligente ante acontecimientos como éste, es informarse en lugar de vivir del chisme o el rumor. Además, los gobernantes tienen que mantener informados a los ciudadanos si quieren una población que responda de manera racional. Las medias verdades son nocivas".

Advierte: el optimismo y el pesimismo son dos formas de pereza.

Los optimistas no hacen nada porque piensan que todo se arreglará solo y los pesimistas tampoco, porque piensan que nunca se arreglará nada.

"Yo creo en aquel optimismo de aquellos que aceptan las cosas que van bien, pero saben que hay otras muchas que no van bien y hay que arreglar. No se trata de flagelarnos con malas noticias y tragedias, pero sí en pensar que las cosas se pueden mejorar", dice.

Para Savater sí es posible pensar en un mundo mejor y más libre.

"Yo he nacido en una dictadura y vivo en una democracia. Nací en un mundo donde los libros estaban censurados y donde no se podía ver una cantidad enorme de películas y hoy vivo en un país donde se pueden comprar libros, películas, hay sindicatos y los homosexuales no van a la cárcel. Objetivamente el mundo en que vivo ahora es mucho mejor que el mundo de mis años juveniles", reconoce.

¿En qué cree Savater? Le preguntan ya que él es ateo, y responde:


· En la necesidad de que las personas se apoyen
· En el desarrollo de la educación y el conocimiento
· En que es mejor saber que no saber
· En los amigos
· En los premios que dejan dinero
· En el ejercicio de la libertad
· En la razón


1 comentario:

GMANfull dijo...

vaya si coincido con Savater si uno no es capaz de protagonizar su propia vida definitivamente esta muy perdido.